Categoría: Leé deportes

Sugar Ray Leonard: distinto dentro y fuera del ring

Es considerado el púgil más veloz de la historia del boxeo. Arriba del ring mostró un timing perfecto, casi sobrenatural. Abajo, fue un bicho raro para la media de los boxeadores: perfil bajo y para nada bocón, de mirada tierna y sonrisa llena de simpatía; se convirtió en un ´empresario´ de él mismo, administrando y cuidando su fortuna e imagen con notable inteligencia. No le interesaba ser profesional de este deporte y su ambición era estudiar en la universidad. Terminó peleando motivado en ganar dinero que necesitaba para su familia. De chico lo tildaban de afeminado y fue abusado sexualmente. Disputó solo 40 combates y fue Campeón Mundial en cinco categorías distintas. La historia de Sugar Ray Leonard, absolutamente singular dentro y fuera del cuadrilátero.

Ángel Sánchez

Se metió en el arbitraje para estar dentro de su gran pasión: el fútbol. Con un estilo relajado, le sacaba dramatismo al juego. Permisivo y cercano al jugador, pero chicanero cuando lo toreaban. Logró autoridad y prestigio sin necesitar imponer cara de malo. Tras su retiro se desarrolló en seis roles diferentes, todos vinculados al fútbol.
Transparente y simple. Humanizamos a Ángel Sánchez, persona de valores.

Darío Franco

Pilar de uno de los equipos más míticos que tuvo el fútbol argentino: el Newell´s de Bielsa. Campeón de las últimas dos Copa América ganadas por la Selección. Entrenador audaz con un estilo muy marcado. Dirigiendo es extremadamente pasional y efusivo. Fuera del campo es campechano y tranquilo. Humanizamos a Darío Franco, un tipo de bien.

Daniel ´Sargento´ Giménez

El árbitro más particular que tuvo el fútbol local. Alcanzó el rango jerárquico de Suboficial Mayor del Ejército Argentino. Participó en el conflicto del Beagle y estuvo en el puerto San Julián en la guerra de Malvinas. Campechano y cordial, pero hombre de rigor. Para él, la lealtad, dignidad y valores moldean su filosofía de vida. Hincha del Rojo. Directo y sin ambages. Humanizamos a Daniel ´el Sargento´ Giménez: detrás del traje adusto, un tipo cálido.

Luis Islas

Fue uno de los más destacados arqueros de la historia del fútbol argentino, con memorables actuaciones y grandes logros. Adentro del campo mostró notable personalidad para atajar, y afuera para confrontar con lo que creía que estaba mal. Un hombre de libre pensamiento y profundo análisis crítico. No se deja adoctrinar por la política, la religión ni ningún entrenador. Hoy transita su camino como técnico. Humanizamos a Luis Islas.

Garrincha: lo que su vida nos enseñó

Escribir algo sobre él, resulta trillado. Relatar minuciosamente su vida y sus proezas deportivas, se torna hasta aburrido para el lector, porque todo se ha contado. Cientos de artículos y notas, documentales, películas y hasta poemas de referentes de la cultura sudamericana dedicados a su figura. Aquí queremos repasar no lo que Garrincha vivió, sino lo que su paso por esta vida dejó para el mundo futbolero y social de forma inmortal. Un ser único, alguien que, directa e indirectamente, nos legó lecciones muy claras para aprender, reflexionar y cuestionarnos muchas cosas.

Paulo Ferrari

Jugó en solo dos equipos, muchos años en cada uno, con gran regularidad y buen nivel; demostrando lealtad, respeto y pertenencia hacia la institución que representaba. Nunca priorizó el ´salvarse económicamente´. Es uno de los defensores más goleadores de la historia de River. Compartió un mismo vestuario con Ortega, Gallardo y Almeyda. Estando como coordinador de las inferiores de Rosario Central, le pidieron que se haga cargo técnicamente de la Primera en un complejo momento, y a los ¡20 días! lo echaron. Humanizamos a Paulo Ferrari, un tipo simple.

David Ferrer: el luchador

Durante muchas temporadas el tenis ha tenido una hegemonía absoluta de un reducido grupo de cuatro astros: Roger, Rafa, Nole y Murray. Pero también ha tenido a un “héroe sin capa”, a un David que se les animó a competir de igual a igual a los Goliat. Fue uno de los jugadores más regulares de la historia del circuito, estando siete temporadas dentro del Top Ten y llegando siempre a instancias decisivas de todos los torneos. Muchas palabras autorizadas lo definían como ´el N°1 de los humanos´. Querido y respetado como casi ningún otro tenista en el circuito, David Ferrer marcó una época en la época en que los protagonistas fueron otros cuatro; haciendo de su carrera una epopeya deportiva y un ejemplo absoluto de inspiración.

Guido Rodríguez

Fue padre muy joven. No pudo tener continuidad y asentarse en River. En Defensa y Justicia, de la mano de Ariel Holan, tuvo su despegue definitivo. En México fue el jugador sensación, alcanzando un nivel de altísimo vuelo lo que le abrió la puerta a la Selección. Hoy en el Betis de Manuel Pellegrini es uno de los volantes más eficaces y con mejores estadísticas de La Liga. Un centrocampista de los de antes: pensante, criterioso, simple, con jerarquía para la recuperación y elegancia con la pelota para distribuir juego. Humanizamos a Guido Rodríguez, un pibe con los pies sobre la tierra.

Roger Federer: el adolescente incontrolable

Hoy es, para muchos, el mayor embajador de la historia del deporte. El que reúne todos los requisitos fuera y dentro de la cancha para ser tomado como ejemplo a seguir. Su caballerosidad, su personalidad elegante y sofisticada, su comportamiento señorial; lo convierten en ´Su Majestad´. Pero en ese mismo ser elevado, habitó, años atrás, un joven totalmente enloquecido. El Roger Federer adolescente era rebelde, poco profesional, desequilibrado emocionalmente, irascible, irrespetuoso con los rivales… incontrolable. ¿Cómo logró la metamorfosis y transmutación para pasar de ser ´un pequeño satán´ a una personaje solemne?