Owen Wilson: Depresión e intento de suicidio

Por Damián Giovino (@DamianGiovino)

Visto desde el ojo superficial, Owen Wilson reúne todas las características y requisitos, dentro del estereotipo social, para ser catalogado como una de las personas más afortunadas del mundo. Mega estrella mundial, millonario, talentoso, carismático y con encanto físico. Pero para quien logra ver con una mirada más profunda, sabe que detrás del brillo público hay un ser humano, y que se puede tenerlo todo, estando lleno por fuera, pero si se está vacío por dentro, de nada sirve. Eso le paso al prestigioso actor, quien estuvo urgido en una fuerte depresión al punto de intentar suicidarse. Además de su adicción a la cocaína y heroína.

Tras la ruptura con quien era su pareja, la actriz Kate Hudson, la vida de Owen entró en un pozo, con una caída descontrolada. Algo que, como pasa en muchos casos, no quedaba de manifiesto ni en evidencia públicamente. El actor, dueño de un encanto, carisma y humor deslumbrante, se seguía mostrando ante la gente, colegas y amigos regido por esos parámetros que siempre lo han caracterizado. Pero en la intimidad todo era diferente. Hasta que un día no aguantó más y decidió ponerle punto final a su vida, exitosa para el afuera, pero tétrica para él mismo. Si no fuese por su hermano, Luke, su ángel guardián, quien tuvo el presentimiento a tiempo de que algo malo con Owen estaba sucediendo, la intención de deceso del actor se hubiese consumado. Luke acudió de urgencia a su casa, seguido por su instinto, y lo encontró desvanecido en el baño con las muñecas tajeadas y con un frasco de pastillas vacías, que había ingerido para intoxicarse. Rápidamente solicitó emergencia médica y pudieron salvarlo del fatal desenlace. Owen se recuperó, pero jamás quiso referirse a ese hecho de forma pública en ningún medio de comunicación.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *