Björn Borg: cuando serlo todo, te supera

Por Damián Giovino (@DamianGiovino)

Fue uno de los mejores tenistas de todos los tiempos. Debido a su estilo, forma innovadora de jugar, atractivo f√≠sico y personalidad; trascendi√≥ el mundo del deporte para convertirse, en sus a√Īos de esplendor, en un fen√≥meno social. Revolucionario, cambi√≥ la historia del tenis, habiendo un antes y un despu√©s de √©l. Campe√≥n de 11 Grand Slam, fue por largo tiempo N¬į1 del circuito, generando much√≠simo dinero. Sin embargo, en el apogeo de su carrera, decidi√≥ retirarse, sorpresivamente, a los 26 a√Īos. Una total falta de motivaci√≥n y desgaste mental y emocional por la enorme presi√≥n que conllevaba su personaje p√ļblico, lo alejaron de las pistas. A partir de ah√≠ se le vincularon penosos sucesos: fuerte adicci√≥n a la coca√≠na, intento de suicido y graves problemas financieros. Esta es la historia de Bj√∂rn Borg, el hombre que pudo haber tenido m√°s palmar√©s que Federer y Nadal.

Son muchos los grandes deportistas que triunfan en diversas disciplinas por su talento, pero son selectos aquellos que marcan una era y una √©poca en la historia. Ese es el caso de Borg. Previo a su irrupci√≥n en los 70, el tenis era el ¬īdeporte blanco¬ī, una disciplina consumida y practicada por un grupo minoritario de la sociedad, vinculada a un estrato socio-econ√≥mico elevado. Ciertamente, era una actividad ¬īaburrida¬ī, que no despertaba el gusto masivo. A partir de √©l, esto cambi√≥ rotundamente, volvi√©ndose un juego popular. Despert√≥ un inter√©s absoluto de todos, rompiendo los moldes. Su rev√©s a dos manos, el no subir permanentemente a la red a volear sino ser un jugador s√≥lido de fondo de cancha con golpes potentes y con gran carga de efectos; ya marcaban la primera gran particularidad: una manera de jugar innovadora y muy poco vista hasta entonces. Su personalidad fr√≠a la cual transmit√≠a un gran autocontrol y concentraci√≥n en la pista, fue otro de sus matices. Fuera de lo profesional, su encanto f√≠sico despertaba furor en las mujeres que enloquec√≠an con √©l, al punto de perseguirlo. Su estilo ¬īganador¬ī en todo aspecto, hizo interesar a muchas marcas comerciales. As√≠ fue que los auspicios y sponsors comenzaron a invertir en el tenis, cosa hasta antes de √©l inusitada. Bj√∂rn amas√≥ much√≠simo dinero por publicidad. Sencillamente, entre los 70 y 80, el sueco fue un fen√≥meno social.

Para dimensionar lo ¬īanimal¬ī que fue el sueco como tenista hay que remitirse a los datos estad√≠sticos que reflejan lo sideral de su leyenda: solamente fue profesional durante ¬°nueve a√Īos! En ese tiempo gan√≥ ¬°66 t√≠tulos!, sumando 11 Grand Slam (5 consecutivos en Wimbledon y 6 veces en Roland Garros, siendo cuatro de forma consecutiva), dos Masters y una Copa Davis. Fue n√ļmero N¬į1 del mundo durante buen periodo. Domin√≥ con claridad el historial sobre sus m√°ximos competidores, salvo con John McEnroe, con quien se encuentra igualado en duelos ganados. Su √ļnica ¬īespina¬ī fue el Us Open, en el cual accedi√≥ cuatro veces a la final y nunca pudo coronarse. Consigui√≥ el doblete de Roland Garros y Wimbledon durante tres a√Īos consecutivos (1978, 1979, 1980), algo jam√°s logrado en la historia por nadie.

Roger Federer es profesional hace 22 a√Īos, Rafa Nadal hace 19. Ambos tienen 20 Grand Slams. Novak Djokovic, con 17 GS, es profesional hace 16 a√Īos. Estos datos sirven para una comparaci√≥n que deja una deducci√≥n obvia: Bj√∂rn Borg gan√≥ 11 GS con nueve a√Īos de profesional, adem√°s, dato vital, jug√≥ solamente una vez el Australia Open, porque en aquellos a√Īos quedaba muy inc√≥modo en el calendario por disputarse en √©pocas navide√Īas. Es decir, el sueco compiti√≥ 13, 10 y siete a√Īos menos que el ¬īBig Three¬ī y jug√≥ ¬°una sola vez el AO! Retir√°ndose en su esplendor con 26 a√Īos. Imaginen ustedes si hoy no podr√≠a ser el m√°ximo ganador de torneos de Grand Slam.

Pero la fama, la exposici√≥n absoluta, el ser un ¬īsex symbol¬ī, un ¬īganador¬ī (para el ojo de la sociedad), ser requerido por muchas marcas publicitarias; no tiene un precio gratis. Tal responsabilidad conlleva un nivel de presi√≥n y desgaste mental dif√≠cil de tolerar y manejar a veces, siendo propenso que te desborde desde el plano emocional y el equilibrio psicol√≥gico. Eso le pas√≥ al sueco. A los 26 a√Īos, saturado y desmotivado, dijo basta. ‚ÄúPodr√≠a haber estado varios a√Īos m√°s en el Top Ten, habr√≠a ganado m√°s torneos y seguro que alg√ļn Grand Slam m√°s, pero perd√≠ la motivaci√≥n. Si no est√°s centrado en lo que haces, es muy dif√≠cil estar en lo m√°s alto y hacerlo bien. Cuando sales a la cancha, deber√≠as decir ‚Äėesto es genial, voy a pegarle a la pelota de tenis, voy a tratar de ganar cada punto y me gustar√≠a hacer un buen tiro¬ī. Si no piensas y sientes eso, es muy complicado jugar. Me tom√≥ muchos a√Īos encontrar paz conmigo mismo y encontrar lo que realmente quer√≠a hacer‚ÄĚ, declar√≥ alguna vez. A partir de su retiro su vida tuvo varios vaivenes. Sufri√≥ graves problemas econ√≥micos, teniendo importantes deudas, debido a emprendimientos que no funcionaron. Producto de eso, estuvo a punto de subastar sus trofeos de Wimbledon, pero un llamado de McEnroe al grito de ‚Äú¬Ņte has vuelto loco? ¬Ņqu√© te pasa?‚ÄĚ lo convenci√≥ para qued√°rselos. Seg√ļn han contado p√ļblicamente gente que comparti√≥ su entorno √≠ntimo, como una de sus ex esposas, la cantante italiana Loredana Bert√®, Bj√∂rn ten√≠a serios problemas con la adicci√≥n a la coca√≠na, asegurando que su dependencia a dicha sustancia era monstruosa al punto de ir por la v√≠a p√ļblica pidiendo droga a cualquiera que pasara por all√≠, sin importarle ni su reputaci√≥n ni las consecuencias. Tambi√©n cont√≥ que tuvo un intento de suicidio en el 89 por ingesta de somn√≠feros y que tuvo que ser sometido a un lavaje de est√≥mago. As√≠ como tambi√©n, sostiene, el astro manipulaba armas para ¬ījuegos¬ī como la ruleta rusa y ten√≠a la tendencia al gusto por las org√≠as. En 1991, con 36 a√Īos, debido a su precaria situaci√≥n, intent√≥ regresar al tenis profesional para recaudar dinero, algo que fue un rotundo fracaso, no pudiendo ganar ni un solo partido.

También te podría gustar...